Buscando fundamentos 28/11/2020.

Recomendación literaria de hoy tras el fallecimiento de Diego Maradona, cuentos sobre Fútbol. Transitando por las obras de Galeano, Soriano y Fontanarrosa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«Lo que se dice un ídolo» Pedrito se apioló tarde de cómo venía la mano. Porque él podía haber sido un ídolo, un ídolo popular, desde mucho tiempo antes. Lo que pasa que el Pedro, vos viste cómo es, un tipo que se pasa de correcto, de buen tipo.

Decime vos, ocho años jugando en primera y no lo habían expulsado nunca. ¡Nunca, mi viejo, nunca! Ni una expulsión ni una tarjeta amarilla aunque sea. Y mirá que liga, eh. Porque siempre fue para adelante y lo estrolaban que daba gusto. Muy respetado por los rivales, por el referí, por todos, pero le pegaban cada guadañazo que ni te cuento. Y sin embargo, nunca reaccionó. Mirá que más de una vez se podía haber levantado y haberle puesto un castañazo al que le había hecho el ful, o a la vuelta siguiente encajarle un codazo, pero él… nada che. Una niña. Un duque el Pedro. Claro, ¿cómo no lo iban a querer? Los contrarios, los compañeros, todos. Pero… ¿querés que te diga? No sé si era cariño, cariño. Por ahí era respeto, más que nada. Respeto ¿viste? Porque mirá que yo lo conozco al Pedro y te digo que no es un tipo demasiado fácil para acercarse, para hablar, para… ¿cómo te digo?… para que se te franquee. ¿Viste? No es un tipo que va a venir y sin que vos le preguntés nada te va a contar de algún balurdo que tiene, algún fato afectivo… no, no es de esos. Es un tipo más bien reconcentrado que, a veces, para que te cuente qué le pasa, la puta, se lo tenés que preguntar mil veces, y eso que a mí me conoce mucho.

http://elgritosagrado.com.ar/2020/06/04/cuento-lo-que-se-dice-un-idolo/

El penal más largo en el mundo – Osvaldo Soriano

El penal más fantástico del que yo tenga noticia se tiró en 1958 en un lugar perdido del valle de Río Negro, en Argentina, un domingo por la tarde en un estadio vacío. Estrella Polar era un club de billares y mesas de baraja, un boliche de borrachos en una calle de tierra que terminaba en la orilla del río. Tenía un equipo de fútbol que participaba en el campeonato del valle porque los domingos no había otra cosa que hacer y el viento arrastraba la arena de las bardas y el polen de las chacras.

http://www.bnm.me.gov.ar/giga1/documentos/EL006053.pdf

Eduardo Galeano: cuentos de fútbol

“Como todos los uruguayos, toditos, yo nací gritando gol”, decía el escritor cuando se le preguntaba su relación con el balompié.

El ídolo

Y un buen día la diosa del viento besa el pie del hombre, el maltratado, el despreciado pie, y de ese beso nace el ídolo del fútbol. Nace en una cuna de paja y choza de lata y viene al mundo abrazado a una pelota. Desde que aprende a caminar, sabe jugar. En sus años tempranos alegra los potreros, juega que te juega en los andurriales de los suburbios hasta que cae la noche y ya no se ve la pelota, y en sus años mozos vuela y hace volar en los estadios. Sus artes malabares convocan multitudes, domingo tras domingo, de victoria en victoria, de ovación en ovación. La pelota lo busca, lo reconoce, lo necesita. En el pecho de su pie, ella descansa y se hamaca. Él le saca lustre y la hace hablar, y en esa charla de dos conversan millones de mudos. Los nadies, los condenados a ser por siempre nadies, pueden sentirse álguienes por un rato, por obra y gracia de esos pases devueltos al toque, esas gambetas que dibujan zetas en el césped, esos golazos de taquito o de chilena: cuando juega él, el cuadro tiene doce jugadores. ¿Doce? ¡Quince tiene! ¡Veinte! La pelota ríe, radiante, en el aire. Él baja, la duerme, la piropea, la baila, y viendo esas cosas jamás vistas sus adoradores sienten piedad por sus nietos aún no nacidos, que no las verán. Pero el ídolo es ídolo por un rato nomás, humana eternidad, cosa de nada; y cuando al pie de oro le llega la hora de la mala pata, la estrella ha concluido su viaje desde el fulgor hasta el apagón. Está ese cuerpo con más remiendos que traje de payaso, y ya el acróbata es un paralítico, el artista una bestia: “¡Con la herradura no!”. La fuente de la felicidad pública se convierte en el pararrayos del público rencor: “¡Momia!”. A veces el ídolo no cae entero. Y a veces, cuando se rompe, la gente le devora los pedazos. https://www.losandes.com.ar/eduardo-galeano-cuentos-de-futbol/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COPRET: es el órgano responsable de coordinar el sistema de Prácticas Formativas en Ambiente de Trabajo de la provincia de Buenos Aires en sus tres modalidades: Prácticas Profesionalizantes, Pasantías Educativas y Experiencias Educativas en Ámbitos Socioproductivos; todas para estudiantes mayores de 16 años de edad. Además el COPRET se encarga de:

  • Administrar el circuito administrativo, técnico y legal.
  • Gestionar la plataforma virtual de registro y carga de datos.
  • Coordinar con todas las áreas involucradas su implementación: sistema educativo (provincial y nacional), instituciones oferentes y organismos de trabajo y producción (provincial y nacional).
  • Construir el Registro Único de Prácticas Formativas en Ambientes de Trabajo.

*Nos comunicamos con Miriam González, quien participa de la mesa distrital de COPRET (Consejo Provincial de Educación y Trabajo). La mesa se encuentra en desarrollo, debido a la pandemia se pudieron capacitar vía online, en ella se debaten y organizan propuestas para el próximo año. También se organizan Mesas Plenarias, donde se invita a diferentes sectores de la sociedad, para tener así una mirada más amplia de las acciones a desarrollar en cuanto a la formación, educación y trabajo.

*Dialogamos con la referente de Becas educativas, Belén Casas. Ya se encuentran organizando como ser realizarán las inscripciones par ale año 2021.

#en estudios. Los concejales María Serra y Juan Cruz Peñalba.

Nos comentan el estado de los diferentes proyectos, ya finalizando las Sesiones ordinarias del H.C.D.

 

 

Sharing is caring!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *